10 de julio de 2010

A quien madruga, Tlaloc lo ayuda

Ya que está lloviendo todas las tardes, hoy empecé muy temprano a trabajar para que me diera tiempo.


Afortunadamente terminé de colocar todas la tejas minutos antes de que Tlaloc (¿o fue Chac?) enviara su lluvia. Estoy muy contento con el resultado final, aunque todavía faltan algunos detalles (las tejas al inicio y al final de la barda aun no están en su posición final y quiero ajustar algunas tejas , pues sobresalen demasiado):


En estas fotos se nota perfectamente una banda de humedad en la base de la pared: como lo mencioné en un blog anterior, las piedras de los cimientos son muy porosas y estàn absorbiendo el agua del suelo, humedeciendo el adobe. La próxima semana espero iniciar con la urgente corrección de este error. Temo que se suavice demasiado la pared y se pueda derrumbar...

Cuando quise quitar uno de los moldes para los arcos de la barda, me encontré con una colonia de hormigas. Me dio mucha lástima destruir su casa y las cientos de larvas que tenían acumuladas por lo que dejé todo en su lugar para que puedan nacer. También evité la tentación de comer "escamoles" :-))


1 comentario:

  1. Escamoles.....ya se me antojaron.
    Si así te esta quedando la barda, la casa te va a quedar bien preciosa!
    Saludos norteños,
    Isela

    ResponderEliminar

Archivo del blog