26 de junio de 2010

Bardeando

Hoy regresé luego de varias semanas de ausencia por andar de viaje. Ya cayeron las primeras lluvias y me llevé una desagradable sorpresa:

Las piedras que usé para los cimientos son demasiado porosas y absorben el agua de la tierra. Se supone que estas piedras deben SEPARAR al "cob" de la humedad del suelo y no transmitirla!



Lo malo es que el adobe se puede reblandecer:


Espero que la barda sobreviva esta temporada de lluvias y tenga yo la oportunidad de reparar este error de diseño. Pienso poner al pie de los cimientos una capa de cemento con piedras de rio formando un canal para que se drene el agua rápidamente y no pueda penetrar al subsuelo.

Por otra parte, ya averigüé de qué son los muchos árboles que han nacido últimamente en el terreno: son capulines. Me temo que se están convirtiendo en plaga y tendré que cortar varios de ellos antes de que se conviertan en invasión.


Los avances fueron modestos hoy, pero ya se empieza a percibir cómo quedará el conjunto finalmente:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog